Yoenis Céspedes. (Paul Sancya/AP)

MINNEAPOLIS -La arrancada no fue tan veloz ni tan espectacular como la de 2013 en el Citi Field en la Gran Manzana, pero a larga el resultado fue amplio y contundente en el Target Field de Minneapolis: Yoenis Céspedes, La Potencia antillana de los Atléticos de Oakland, es el campeón del Festival de Jonrones por segundo año consecutivo.

"En el primer round me sentí un poco desesperado, pero al terminarla me senté y ni vi la televisión", comentó el poderoso jardinero cubano. "Cerré los ojos, busqué la concentración y pude encontrarla para seguir adelante. Me siento muy contento. Y si pudiera encontrar una palabra más fuerte para expresar lo orgulloso que me siento, la diría en este momento".

Luego de tener que apelar a un desempate para pasar a la segunda ronda con su propio compañero de juego de los Atléticos, el tercera base Josh Donaldson, Céspedes lucía más fuerte con cada round a medida que avanzaba la competencia, observada por una asistencia plena de 40,558 espectadores, más millones a niveles nacional e internacional, en camino a emular a Ken Griffey Jr., el único otro pelotero capaz de ganar la justa en dos ocasiones seguidas.

"Yo sabía que Josh no iba a ganar, porque él quería sacar la bola del estadio con cada 'swing' y yo le dije que la competencia no se trata de batear la pelota más lejos sino de conectar la mayor cantidad de jonrones posible", analizó Céspedes. "Para mi, este año fue un poco más difícil. Había más presión, porque fueron siete outs en cada ronda, en vez de 10".

Mientras Céspedes contestaba una pregunta tras otra en lo alto del podio, con la ayuda del periodista Pedro Gómez (ESPN) como traductor para los medios en inglés, la amable dama madre del gran artillero que fuera gran campeona del sóftbol cubano y a su vez la principal responsable de que Yoenis sea ahora un héroe en el apasionante mundo del diamante aún temblaba de la emoción.

"Primero temblaba, es verdad, pero era por el frío", reveló Estela Milanés con la usual chispa latinoamericana a una pregunta de lasmayores, rodeada por una docena de familiares del guardabosque de los Atléticos. "Estuvo muy buena la competencia. Me siento bien feliz y orgullosa. Estoy muy emocionada de verlo ganar por segundo año consecutivo".

Precisamente Céspedes dedicó este trofeo a "todos los fanáticos que me siguen y muy especialmente a toda mi familia. Tengo amigos en Cuba y hablé con ellos. Les di las gracias por su apoyo y les dije que no los iba a defraudar".

La competencia en sí no fue ninguna perita en dulce para Céspedes, que disparó 32 jonrones en total en la contienda de 2013, cuando las reglas eran diferentes. En total, el cubano pegó 30 cuadrangulares en esta ocasión, bastantes si se toma en cuenta que conectó tres en la primera vuelta y además de que esta vez eran menos los outs (7) por ronda que anteriormente (10).

Con su victoria en la final 9-1 sobre Todd Frazier, tercera base de los Rojos de Cincinnati, Céspedes, que había eliminado previamente al dominicano y capitán de la Liga Americana José Bautista -que pegó 10 bambinazos en la primera ronda-, se convirtió en el tercer pelotero que gana el Derby de Jonrones en más de una ocasión. Aparte de Griffey Jr, que triunfó en 1994, 1998 y 1999, también lo logró Prince Fielder en 2009 y 2012.

"Las reglas de este año hicieron que la competencia fuera más difícil porque eran solamente siete outs", describió Céspedes, cuyos 62 palos de cuatro esquinas en el Festival de Jonrones lo colocan de una vez con el sexto mayor total de la historia de la contienda. "Tuvieron que pasar [Bautista y Giancarlo Stanton, de los Marlins de Miami] mucho tiempo para batear [al clasificar directamente a la semifinal]. No es lo mismo batear en el terreno que en la jaula [interior del estadio]".

La emoción del Festival de Jonrones se contagió de tal manera entre los competidores, que Céspedes sintió esa vibración como una inspiración especial. "No solamente me ayudó a mi, sino a todos los demás competidores. Al ver la alegría de los aficionados y los jóvenes que estaban en los jardines eso nos motivaba para tratar de darle más duro a la bola".

Trofeo en mano, Céspedes se apresta ahora a representar dignamente a los Atléticos en el Juego de Estrellas, un privilegio que no disfrutó en 2013 cuando no fue seleccionado para el partido estelar.

"Voy a seguir trabajando duro junto a todos mis compañeros de los Atléticos a ver si logramos conquistar todos juntos una meta que nos propusimos lograr, ganar la Serie Mundial", concluyó el valioso pelotero de los dirigidos por Bob Melvin.