Miguel Cabrera (AP)

MINNEAPOLIS -- Salvador Pérez volteaba la mirada a su alrededor y se maravilló con lo que veía en el enorme salón de recepciones del hotel Hyatt de Minneapolis.

"Es que somos muchos venezolanos", dijo el receptor de los Reales de Kansas City, uno del pelotón récord de compatriotas seleccionados para el Juego de Estrellas. "Es un orgullo para todos nosotros, y para toda Venezuela".

El partido del martes en el Target Field de Minneapolis es significativo para el béisbol venezolano en muchos sentidos.

Además de su mayor representación en el clásico de mitad de temporada, Venezuela puede presumir ahora que tendrá a su primer pitcher abridor en Félix Hernández por Liga Americana. Y el compañero de batería del estelar derecho será Pérez, primer venezolano titular detrás del plato en este juego. Y con Miguel Cabrera como inicialista y cuarto al bate, la cantidad de venezolanos en la alineación de la Americana constituye otro récord.

"Por acá están Félix, Miguel, Víctor (Martínez), José (Altuve) y el `Kid' (Francisco Rodríguez)", dijo Pérez. "El béisbol venezolano sigue creciendo, cada vez somos más".

El récord previo fue fijado apenas hace dos años en el Kauffman Stadium de Kansas City. En principio, seis salieron elegidos mediante las votaciones de los fanáticos y sus propios colegas, además de las designaciones de los mánagers. Pero las bajas por lesiones abrieron las puertas al receptor Miguel Montero (Arizona) y al lanzador Henderson Álvarez (Miami).

Cabrera, el jugador más valioso de la Liga Americana en las últimas dos campañas, acude por novena ocasión al clásico de verano y ahora está empatado con David Concepción con la segunda mayor cantidad de convocatorias de venezolanos. El líder histórico es Luis Aparicio, el único venezolano en el Salón de la Fama y que fue seleccionado 13 veces al Juego de Estrellas.

Según las cuentas de las Grandes Ligas, 59 peloteros venezolanos comenzaron la campaña en los rosters de los 30 equipos, la cuarta mayor cantidad en la historia.

"Uno se encuentra con venezolanos que ni siquiera había visto jugar en Venezuela ni jamás escuchado en Venezuela", dijo con asombro Montero.

Pérez y el segunda base Altuve (Houston), ambos de 24 años, cumplen con su segunda participación. Ambos evocaron cuando eran adolescentes y formaron parte de una selección juvenil.

"Siempre supe que iba a triunfar en Grandes Ligas, desde que tenía 13 años", dijo Altuve sobre Pérez. "Gozábamos jugando juntos. Es un gusto volverlo a tenerlo como compañero de equipo".

Pérez devolvió gentilezas sobre su coterráneo, que se consolidado en las mayores con su diminuta estatura de 1,68 metros (5,5 pies): "José fue alguien siempre que trabajó fuerte, que siempre creyó en su talento".

La segunda convocatoria de Altuve y primera desde 2012 se sustentó en su superlativo aporte ofensivo con los Astros. Altuve acaba de convertirse en el tercer pelotero que alcanza los 130 hits antes de la pausa del Juego de Estrellas, emulando a Miguel Cabrera (132 en 2013) e Ian Kinsler (134 en 2008). También es el líder de la Americana con sus 41 robos.

"Ya me sé la rutina, qué es lo hay que hacer. Pero estoy igual de contento. Esto es para disfrutarlo máximo y también tomar un descanso para lo que falta en la temporada", dijo Altuve.

Pérez fue seleccionado por primera vez el año pasado y tuvo el honor de ser el receptor de la última actuación en un Juego de Estrellas del relevista panameño Mariano Rivera, el dueño del récord de salvados de todos los tiempos. Ahora comparte alineación con el torpedero Derek Jeter, otra leyenda viviente de los Yanquis que pondrá fin a su carrera al término de su vigésima temporada.

"Lo de Mariano fue estará para el resto de mi vida. Y ahora será un honor estar con Jeter, el capitán de todos en las Grandes Ligas".

Álvarez es el debutante entre los ocho en una campaña en la que tiene efectividad de 2.63 con tres blanqueadas y 19 aperturas. "Es un honor muy grande, disfrutándome todo esto, el adiós de alguien tan grande como Jeter", dijo.

El derecho de los Marlins está lejos de Hernández (Seattle) y Rodríguez (27 rescates con Milwaukee), que con cinco son los lanzadores venezolanos con más convocatorias a la exhibición. Rodríguez se presenta por primera vez desde 2009.

Martínez, compañero de Cabrera en Detroit, fue citado como bateador designado, pero una lesión en la espalda le impidió jugar. De todas formas, hizo el viaje a Minneapolis y se trajo a sus hijos.

"Lo disfrutaré como cualquier otro fanático, con mi cámara sacando fotos junto a mis hijos y los demás jugadores", dijo Martínez, acompañado por Víctor José, que con nueve años es el mayor de sus tres hijos.