Kennys Vargas (AP)

MINNEAPOLIS -- Antes del Juego de las Futuras Estrellas en el Target Field, el pelotero más solicitado por la prensa local fue el puertorriqueño Kennys Vargas-apodado el "Big Papi II" por su manager en los Indios de Mayagüez, Carlos Baerga, y muchas personas más.

No es para menos. El prospecto de los Mellizos, jugando en el estadio al que aspira llegar como ligamayorista, ha quemado la Liga del Este con Doble-A New Britain en el 2014. Con 15 jonrones y 58 empujadas en 83 partidos de esta temporada, Vargas podría estar más cerca que lejos de esa meta.

"Se siente emocionante saber que tengo la oportunidad de algún día estar aquí y ver a los fanáticos. Súper emocionante de verdad", dijo Vargas, quien en 306 turnos lleva relativamente pocos ponches (54) y buen porcentaje de embasarse (.364) para un bateador de poder.

Vargas, uno de los héroes de los Indios en su título conquistado en Puerto Rico en enero, manejó como todo un bigleaguer el alboroto de la prensa de Minneapolis-St. Paul. ¿Esperaba el boricua esa clase de atención aquí a sus 23 años de edad?

"No a este nivel", manifestó el bateador ambidextro. "No pensé que iba a ser tan popular; todo es gracias a Dios y al trabajo fuerte. Todo se lo dejo en manos de Dios".

AMISTAD CON EL BIG PAPI ORIGINAL
Si Vargas pretende valerse del apodo de "Big Papi II", tendrá que dar muchos, muchos batazos de largo metraje como lo ha hecho el dominicano David Ortiz a lo largo de su carrera. De hecho, Ortiz y Vargas se han hecho amigos, ya que los Mellizos y los Medias Rojas comparten las instalaciones de los entrenamientos de primavera en Fort Myers, Florida. Allí Ortiz expresó que vio en Vargas muchas similitudes a su propio estilo de batear.

Ahora se dice que Ortiz le prometió a Vargas que si éste llega a los 25 jonrones en la presente temporada, le mandará una cadena de oro que diga, "Big Papi II".

"No sé si lo va a hacer, ya que dijimos que era un chiste", le dijo Vargas al Hartford Courant en este mes. "No busco una cadena, sino su amistad".

Sea broma o sea realidad, el futuro de Vargas puede ser brillante. Al igual que Ortiz, el boricua viene subiendo por el sistema de los Mellizos como primera base. De hecho, el aspecto defensivo es importante para Vargas ahora mismo, ya que no quiere ser encasillado como puro bateador designado.

"He mejorado mucho la defensa", afirmó. "He trabajado la defensa, porque sé que eso es lo que me va a llevar a Grandes Ligas. Los Twins no quieren un DH, sino una persona que pueda jugar todos los días, que pueda ayudar al equipo y que pueda hacer el trabajo".

A PONER EL ALTO EL NOMBRE DE PUERTO RICO
Vargas está bien consciente del glorioso pasado de Puerto Rico en el béisbol y lo ha vivido en el invierno con Baerga como su manager. En ese tenor, está entusiasmado con la nueva camada puertorriqueña con Francisco Lindor, Carlos Correa, Javier Báez y él mismo, entre otros.

"Es un honor, y más que todo saber que hay tantos puertorriqueños que han ido al Juego de las Estrellas", manifestó el toletero. "Eso emociona mucho, a mí como pelotero y a los fans también. El granito de arena que pusieron los puertorriqueños que fueron All-Stars, Carlos Baerga, Iván Rodríguez, Tony Valentín…muchos jugadores pasaron por esto y nos están dando la mano en la pelota invernal".

Y si Vargas llega a estar a la altura de Big Papi, lo más probable es que los Mellizos no hagan lo que hicieron en el 2002-03, cuando decidieron no ofrecerle contrato al dominicano para la siguiente temporada-y lo vieron brillar en Boston.