Neftalí Féliz.

ROUND ROCK, Texas - El dominicano Neftalí Féliz recuerda el dolor. Comenzó como una inflamación en el codo de lanzar por la que ingresó a la lista de lesionados de 15 días el 21 de mayo del 2012.

Luego, el 16 de junio, se convirtió en 60 días. Para julio, Féliz aún tenía demasiadas molestias como para hacer una apertura de rehabilitación y era evidente que se trataba de algo más que una simple irritación.

"Le pedí al médico que me dijera qué era lo mejor para mí…. (y me dijo) que debía operarme", manifestó Féliz. "Entonces le dije, 'Vamos a hacerlo'".

Féliz, de 26 años de edad, se refiere a la cirugía Tommy John que le puso fin a su temporada en el 2012. El quisqueyano se reintegró a los Rangers en septiembre del 2013. En seis presentaciones ese mes, Féliz, un cerrador que llegó a dominar el noveno inning, no tuvo marca alguna. Su recta de 100 millas por hora había desaparecido.

"Perdí algo de mi mecánica", dijo Féliz. "Antes de operarme, tiraba casi a 100. Ahora, tiro a 94 y a veces de 96 a 97".

Ahora mismo, Féliz está lanzando por Triple-A Round Rock, donde tiene marca de 1-1 y efectividad de 3.51 en 21 compromisos. En 25.2 innings de labor, suma 27 ponches y ha permitido 18 imparables.

El coach del club de liga menor, Brad Holman, considera que Féliz estaría listo ahora mismo si se presentara la oportunidad. Pero aún hay algunos detalles que el dominicano necesita perfeccionar.

"Lo más difícil fue lograr que usara su recta como su arma principal. Creo que subconscientemente, sabía que no contaba con su mejor recta y por eso se apoyaba más en sus otros lanzamientos", observó Holman. "Apenas en sus últimas cuatro o cinco salidas es que ha comenzado a lanzar utilizando más su recta. En cuanto a su mecánica se refiere, tiene una tendencia a rotar un poco, lo cual modifica su movimiento hacia el plato y su brazo queda demasiado bajo".

Féliz tiende a lanzar mejor bajo presión cuando el marcador está empatado. Pero aunque es importante que el dominicano sepa dominar en dichas situaciones, tanto Holman como Steve Buechele, el manager de Triple-A Round Rock, dijeron que quieren verlo destacarse todas las noches sin importar qué indique la pizarra.

Para Buechele, la raíz del problema es bien obvia.

"Creo que si hay algo que he visto, es simplemente que ha sido inconsistente. Considero que ha mejorado. No puede entrar a un juego y darle un boleto al primer bateador que enfrente. Tiene que poder entrar al final del partido y sacar outs", dijo Buechele. "Lo ha hecho. Lo hemos visto hacerlo, pero creo que tiene que hacerlo de manera más consistente".

Hay parte de Féliz que se siente al 100 por ciento otra vez y se cree capaz de volver a ser el pitcher de antes. Está emocionado de volver a tirar duro y quiere llegar de nuevo a la Serie Mundial. Pero a la vez, el diestro está consciente de que la velocidad de su recta ha disminuido y que la cirugía Tommy John ha cambiado por siempre su trayectoria como lanzador.

No obstante, Féliz sigue sonriendo de una manera suave y paciente que refleja la confianza de un superestrella convertido en guerrero.

"Me encanta cuando entro a lanzar y escucho la música y los aficionados hacen bulla", dijo Féliz. "Me encanta".

Féliz está esperando volver a tener esa experiencia en Arlington. Ahora es sólo cuestión de tiempo.