Rougned Odor. (AP)

Como un equipo bastante activo en el mercado internacional, los Rangers han seguido encontrando a jugadores del medio del cuadro con talento para las Grandes Ligas.

Entre los más cotizados en esa camada de prospectos se encuentra al curazoleño Jurickson Profar. Otros incluyen al venezolano Luis Sardiñas y Yeyson Yrizarri, quien nació en Venezuela pero fue criado en la República Dominicana. En agosto del año pasado Texas tenía tanta profundidad en el medio del cuadro que pudieron incluir al destacado prospecto dominicano Leury García como pieza en el canje con los Medias Blancas para adquirir al puertorriqueño Alexis Ríos.

Con Profar en la lista de incapacitados, Sardiñas es ahora parte del equipo grande. Sin embargo, el prospecto venezolano Rougned Odor -- posiblemente el segundo infielder más cotizado de los Rangers despúes de Profar -- ha visto acción como intermedista titular de los Rangers y compañero de doble matanza de su compatriota Elvis Andrus.

Odor firmó con Texas como agente libre amateur en el 2011. Desde el día en que se unió a la organización, ha ascendido rápidamente por el sistema de Ligas Menores del club, llegando a las Grandes Ligas después de jugar solamente 329 encuentros en liga menor. En estos momentos, Odor ocupa el segundo lugar en la lista de los mejores 20 prospectos de los Rangers.

El oriundo de Maracaibo no jugó al nivel de novatos. Comenzó su carrera a los 17 años de edad con el equipo Clase-A de temporada corta en Spokane, demostrando poder y velocidad al conectar nueve dobletes, tres triples y dos jonrones entre sus 61 imparables. Terminó con promedio de .262. Odor agotó 258 turnos y se robó 10 bases en 14 intentos, dejando huella como un brillante prospecto que podía subir rápidamente por el sistema de los Rangers.

Odor jugó en Clase-A Hickory en el 2012, donde bateó .259 con 10 cuadrangulares y 19 estafadas. Luego pasó velozmente por Clase-A Avanzada Myrtle Beach y Doble-A Frisco en el 2013, consiguiendo un promedio global de .305 con 41 dobles, seis triples y 11 vuelacercas. Se ponchó 91 veces en un total de 569 turnos, la mayor cantidad en su carrera.

Antes de debutar en la Gran Carpa con el conjunto texano el 8 de mayo de este año, Odor bateaba .279 con Doble-A Frisco. Y apenas tiene 20 años.

El intermedista mide cinco pies y 11 pulgadas, mientras que pesa 170 libras. Si espera permanecer en el roster del equipo grande, le favorecería ganar más fuerza para que pueda perdurar durante los cálidos y húmedos meses de una larga temporada. Pero es posible que gane más músculo durante su desarrollo físico.

Entonces, ¿qué hace de Odor un pelotero especial? Es básicamente un jugador completo al bate y a la defensa. Pese a su edad, luce bastante avanzado en la caja de bateo, y tiene una mezcla poca vista de suficiente velocidad y poder para un jugador de poca corpulencia.

Odor le genera algo de temor a las defensas contrarias. Es un bateador eficaz ante lanzadores zurdos y derechos, lo que le permite evitar compartir tiempo de juego cuando el equipo enfrente a un zurdo.

El swing suave, corto y rápido resulta en contacto con la parte gruesa del bate, lo que produce con frecuencia dobletes por los canales. Su mecánica de bateo es casi perfecta, con pocos movimientos de más en su swing. El control de su bate y su coordinación le permiten hacer ajustes rápidamente y decidir a cuál lanzamiento tirarle.

A diferencia de jugadores de su misma edad -- y hasta los de más -- Odor no tiene problemas con los lanzamientos rompientes. Muchos quisieran que negociara más pasaportes y que no fuera tan agresivo en el plato. En resumen, sabe lo bueno que es y no ve la hora de demostrarlo, y al final parece que eso no lo afectará.

Como un buen corredor de bases, Odor puede convertir en triples las líneas por los canales. Su poder también podría seguir floreciendo mientras madura físicamente.

A la defensa, Odor ha hecho las jugadas de rutina. Tiene un brazo de intermedista fuerte y preciso, y hace ver su trabajo en el terreno más fácil de lo que es. Odor no tiene el mejor alcance, pero sus movimientos con los pies han mejorado con más práctica y repeticiones.