Vladimir Guerrero (AP)

ANAHEIM -- Los Angelinos hicieron una transacción fugaz y planificaron una ceremonia cargada de simbolismo para despedir a su ex astro Vladimir Guerrero. Lo que nadie esperaba es que el lanzamiento de la primera pelota por parte del dominicano derivaría en una lesión del coach de bateo.

Guerrero firmó un contrato con vigencia de un solo día, para retirarse el lunes con la franela de Los Ángeles.

El dominicano hizo también el primer lanzamiento del juego inaugural de la campaña en el Angel Stadium. El receptor de ese lanzamiento ceremonial fue Don Baylor, el nuevo coach de bateo de los Angelinos, quien se fracturó el fémur en esa acción.

Guerrero firmó el contrato en el terreno antes del juego, y recibió una sonora ovación del público en Anaheim.

Luego, el jardinero hizo el lanzamiento a Baylor, con quien comparte el honor como los únicos integrantes de los Angelinos que han ganado el premio al Jugador Más Valioso de una temporada. Pero Baylor no pudo levantarse luego de realizar la atrapada, incapaz de apoyar la pierna.

Aún sonriente, Guerrero acudió en su ayuda. Baylor trató de ponerse de pie, pero la pierna se le doblaba.

Dos empleados de los Angelinos ayudaron a que Baylor abandonara el terreno. El ex manager de los Rockies y de los Cachorros fue llevado a un hospital, mientras los Angelinos enfrentaban a los Marineros de Seattle.

Más tarde, se confirmó la fractura. Baylor deberá someterse a una cirugía este martes.

Guerrero, de 39 años, no ha jugado en las Grandes Ligas desde 2011. Pasó seis de sus 16 campañas en las mayores con el uniforme de los Angelinos, entre 2004 y 2009.

Conquistó el premio al Más Valioso de la Liga Americana en 2004 y fue elegido nueve veces al Juego de Estrellas, cuatro con Los Ángeles. El toletero de Don Gregorio comenzó su carrera jugando ocho temporadas con los Expos de Montreal, y finalizó con un año en Texas y otro en Baltimore. Militó fugazmente en las ligas menores con la organización de Toronto en 2012 y estuvo fuera del béisbol el año pasado.

Encabeza a todos los peloteros dominicanos, con 2.590 hits, incluidos 449 jonrones, y remolcó 1.496 carreras. En 12 temporadas distintas conectó al menos 25 cuadrangulares.

Jamás bateó para menos de .290 en sus últimas 15 campañas, pese a una conocida propensión a hacer el swing a pelotas que iban muy afuera de la zona de strike. Guerrero tuvo promedio superior a .300 durante 12 años consecutivos.