Mark Teixeira. (Alex Brandon/AP)

TAMPA, Florida - El primera base de los Yankees, Mark Teixeira, está haciendo una de las mejores imitaciones del hombre más feliz de la Tierra esta primavera.

"Me siento como un novato otra vez", destacó el cañonero.

Ese comentario lo dice todo. Todas esas cosas aburridas que los peloteros hacen durante los entrenamientos primaverales, todo el trabajo duro, los viajes en autobús y lo demás, de repente tienen un sentido diferente.

Eso es debido a que Teixeira está de regreso en el terreno haciendo lo que más le gusta, lo que mejor sabe hacer. Haber permanecido tanto tiempo fuera del béisbol le ha dado una visión diferente al primera base de los Yankees.

"Aprendes de ello", dijo. "Ahora valoro más jugar este deporte. No es que antes no lo hiciera o no pensara que era divertido. Pero ahora me doy cuenta de lo divertido que puede llegar a ser y de lo afortunado que soy de jugarlo".

Los Yankees se sienten afortunados de tenerlo de regreso, porque su camino hacia la postemporada sería mucho más fácil con Teixeira teniendo una de sus características temporadas. En sus primeros tres años con los Yankees, el cañonero zurdo promedió 35 dobles, 37 cuadrangulares, 83 bases por bolas y 114 carreras producidas. También ganó dos Guantes de Oro en ese período.

Quizás la cifra más importante de esas tres campañas fue 157. Esa es la cantidad de juegos que promedió y, si puede mantenerse sano durante la mayor parte de la temporada, las expectativas se cumplirán.

En el 2012, el inicialista se perdió 39 encuentros debido a lesiones en una muñeca y una pantorrilla, pero a pesar de ello se las arregló para finalizar con 27 dobles, 24 jonrones y un porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .807. Y luego llegó el 2013, la temporada más frustrante hasta ahora en su carrera.

Arrancó la temporada pasada en la lista de incapacitados tras sufrir un desgarre de tendón en la muñeca derecha. Regresó para ver acción en 15 juegos antes de someterse a una operación para reparar el tendón. A eso le siguieron seis semanas con la mano enyesada.

Y algo de perspectiva.

"Toda esa inactividad, no poder estar con mis compañeros, traer la mano enyesada por seis semanas, te hace valorar estar sano y jugar este deporte", externó.

Los Yankees han sido bien cuidadosos con la rehabilitación del toletero. Teixeira ha jugado en sólo cuatro partidos de pretemporada, en los que ha bateado de 10-1. Entre cada juego, el inicialista se ha sometido a terapia y ejercicios de fortalecimiento. Siempre y cuando se siga sintiendo bien, es seguro decir que todo lo demás se dará solo.

Teixeira no viajará con los Yankees a Panamá este fin de semana, con el fin de no salirse de su rutina de rehabilitación y de poder utilizar las instalaciones de entrenamiento de los Yankees en Tampa. Todavía hay mucho trabajo por hacer antes del Día Inaugural, pero Teixeira ya luce como un hombre confiado en comenzar el siguiente capítulo de su carrera.

"Lo estoy", aseguró. "Me he sentido confiado. También he estado apegado a una rutina. Eso es una cosa. Siempre he sido optimista al respecto. Pero al mismo tiempo, no quiero apresurar mi rehabilitación y dar un paso atrás. Hasta ahora no he tenido contratiempos. Espero que todo siga marchando bien".

Cuando alguien le preguntó si sentía presión por ayudar a los Yankees a regresar a la postemporada, el toletero compartió otra perspectiva.

"Siempre me pongo presión para tratar de tener el mejor desempeño", aclaró. "Ese nunca ha sido un problema. Espero mucho de mí mismo cada año. Si logro tener el mismo desempeño de siempre, entonces el equipo estará mejor. Necesito estar sano y en la parte gruesa del lineup y jugar una defensa con calibre de Guante de Oro".

Aunque ya tiene 33 años de edad, Teixeira siempre ha sido bien meticuloso en su preparación y acondicionamiento físico. Todavía le restan tres años de su contrato por ocho temporadas y $180 millones que firmó en el 2009. Es razonable pensar que tendrá la oportunidad de ser productivo hasta el final de su contrato, aunque pudiera ser bien difícil reproducir la campaña de 39 jonrones y 122 remolques que tuvo en su primer año con los Bombarderos.

Aun así, se espera que Teixeira siga produciendo en grande con el madero. Los Yankees están satisfechos con su trío de jardineros compuesto por el puertorriqueño Carlos Beltrán, Brett Gardner y Jacoby Ellsbury. Están cautelosamente optimistas acerca del regreso del capitán Derek Jeter y de su cuerpo de lanzadores.

Pero la ida del dominicano Robinson Canó a los Marineros ha dejado un gran hueco en la ofensiva e incluso Alex Rodríguez, a pesar de que sus números han ido en picada, era una pieza importante en el rompecabezas.

Muchos de esos números pudieran recuperarse si Teixeira logra tener una de sus características campañas. Hasta ahora no hay razón para pensar que no pueda seguir siendo productivo.

"Hasta ahora todo marcha bien físicamente, no tengo quejas", concluyó.