Alexander Torres, Joaquín Benoit y Josh Johnson.

SAN DIEGO -- Para alguien que nunca dice nunca, el gerente general de los Padres, Josh Byrnes, parecía estar satisfecho con los ajustes hechos a su roster de 40 jugadores.

"Iremos con éste grupo a los Entrenamientos de Primavera", expresó Byrnes.

Claro que todavía hay tiempo para agregar -- y sustraer -- piezas antes de que los lanzadores y receptores se presenten a Arizona el 13 de febrero, aunque tras una temporada muerta bastante activa, muchos comprenderían si San Diego no busca más refuerzos antes de la temporada regular.

Al final de cuentas, este invierno los Frailes han agregado 10 jugadores por medio de cambios y la agencia libre. De los jugadores en el club hace un año, partieron 16, incluyendo 11 que jugaron con el equipo grande la temporada pasada con los Padres.

Desde un punto de vista, esto podría calificarse como una impresionante renovación del conjunto, especialmente en el pitcheo, donde 11 de los serpentineros en la organización al final de la campaña pasada estarán en otros equipos para el 2014.

Estos son los movimientos de lanzadores:

San Diego cortó vínculos con Tommy Layne y Colt Hynes fue designado para asignación. Hynes después fue enviado a los Indios por efectivo. Los Padres cambiaron a Brad Brach a los Orioles por el lanzador de Ligas Menores, Devin Jones.

Los Padres adquirieron al jardinero Alex Dickerson a cambio de Miles Mikolas. El dominicano José de Paula fue designado para asignación, y Luke Gregerson fue enviado a los Atléticos por el guardabosque Seth Smith. Anthony Bass fue canjeado a Houston por un jugador a determinarse.

Luego esta semana, San Diego envió a cinco jugadores -- incluyendo tres lanzadores, Brad Boxberger, Matt Andriese y Matt Lollis -- a los Rays para adquirir al zurdo venezolano Alexander Torres y Jesse Hahn.

"Recibimos dos brazos que nos gustaban", declaró Byrnes acerca de la transacción con Tampa Bay. "Pero eso fue posible por la profundidad de nuestra organización. En ocasiones hemos hecho maniobras en la que la profundidad nos ayudó. Eso nos permitió hacer cambios que no afectaron nuestro sistema".

Y los Padres no tuvieron que ofrecer a ninguno de sus destacados prospectos de pitcheo, entre ellos Max Fried y Matt Wisler, para reforzar el roster.

El club piensa que el grupo de brazos jóvenes que han agregado en esta temporada muerta opaca al grupo que han perdido. Comenzaron con la contratación de Josh Johnson. El derecho será parte de lo que parece una reforzada rotación.

El relevista dominicano Joaquín Benoit firmó por dos años para encargarse de la octava entrada. También tiene experiencia como cerrador. Torres será el principal zurdo en el bullpen y sería un candidato para encargarse de la séptima entrada. Hahn es un brillante prospecto que comenzará la temporada en Doble-A.

Anthony Carter, quien firmó un contrato de liga menor, también surgiría como una alternativa para ganarse un puesto en el grupo de relevistas. Y Patrick Schuster, adquirido de los Astros, tendrá la oportunidad de ser parte del equipo grande, aunque tendrá que permanecer en el roster de 25 jugadores o recibir una oferta para regresar.

Este invierno no fue nada callado para Byrnes y los Padres, quienes buscarán un repunte tras dos campañas con foja de 76-86. Los nuevos lanzadores que el club ha agregado serán clave para determinar qué sucede este año.

"Creo que nuestro pitcheo tiene una buena profundidad", indicó Byrnes. "Y la calidad pienso que también ha mejorado".