CHICAGO - Un grupo de jugadores, coaches y ejecutivos de los Medias Blancas tuvieron la oportunidad de ver en acción por primera vez al primera base cubano José Abreu el martes en el minicampamento para bateadores en el Camelback Ranch de Glendale, Arizona.

Quedaron impresionados los que vieron al joven, quien firmó un contrato de seis años y US$68 millones en octubre.

"Es un hombre fuerte", dijo el coach de pitcheo de Chicago, Todd Steverson. "Es un hombre grande. Tiene un estilo suave y compacto. No trató de hacer demasiado con la bola y la pelota volaba desde su bate. Creo que tiene un futuro brillante".

Abreu fue uno de varios jugadores jóvenes presentes en el campamento, mientras el equipo continúa su proceso de reconstrucción. Además del cubano, están entrenando en Arizona el tercera base Matt Davidson, el jardinero central Adam Eaton y el receptor Josh Phegley. También dijeron presentes los prospectos Marcus Semien, Courtney Hawkins, Jared Mitchell, Trayce Thompson y Keenyn Walker.

Pero está calro que Abreu es uno de los pilares del futuro de los Medias Blancas-y quizás la pieza más importante.

Muchas personas dentro de la organización no habían visto jugar a Abreu antes de que el inicialista firmara su contrato. En vez de eso, dependieron de los informes y los videos. Al observarlo en las prácticas de bateo ahora, los directivos de Chicago están bien entusiasmados con Abreu, quien cumplirá los 27 años el 29 de enero.

"Tratamos de tener presente que apenas estamos a mediados de enero y que nos falta mucho terreno por recorrer", dijo el gerente general de los Medias Blancas, Rick Hahn. "Pero al ver a José hacer su trabajo, se observó su profesionalismo y el poder por encima del promedio que enseñó en apenas par de rondas de prácticas de bateo. Es un bateador que va en serio. Va al plato con un plan y tiene mucho talento. Va a ser divertido ver cómo esto evolucionará en el próximo par de años".

Abreu indicó que volverá a Miami después del minicampamento y que regresará a Glendale el 3 de febrero para prepararse para los entrenamientos de primavera.

"No diría que esté ansioso porque inicien los entrenamientos, pero sí quiero empezar", expresó Abreu. "Quiero arrancar. Por eso voy a regresar el 3 de febrero para calentar motores".