LAKE BUENA VISTA, Florida - Jeff Luhnow se ganó una excelente fama dirigiendo los departamentos de escuchas y desarrollo de jugadores de los Cardenales del 2003 al 2011.

Definitivamente, bastante del crédito por los éxitos de San Luis con su talento joven tiene que ser de Luhnow, quien desde diciembre del 2011 trata de repetir esa clase de triunfos como gerente general de los Astros de Houston.

En Houston la reconstrucción ha tenido que ser masiva; más de 100 derrotas en tres años consecutivos es el precio que han tenido que pagar los fanáticos del equipo. Pero Luhnow pretende que desde el 2014 se comiencen a ver los frutos de su labor a nivel del equipo grande.

"Estamos progresando hasta ahorita, con muchos prospectos en ligas menores que han (evolucionado)", le dijo Luhnow a LasMayores.com en las Reuniones Invernales de Grandes Ligas. "Estamos en el punto ahora en que queremos empezar la otra etapa, que es mejorar el producto a nivel de Grandes Ligas. Por eso hicimos firmas y cambios para mejorar al equipo".

Efectivamente, en días recientes los Astros firmaron a los agentes libres Scott Feldman y Chad Qualls, además de adquirir vía cambio con los Rockies al veloz jardinero Dexter Fowler. La presencia de esos veteranos-más otros que podrían llegar en este invierno-tiene como objetivo reforzar el roster y a la vez brindarles orientación a los jugadores de menos experiencia.

"Tenemos muchos muchachos jóvenes", comentó al respecto Luhnow, quien dividió su infancia y juventud entre la Ciudad de México y los Estados Unidos. "Son buenos peloteros, pero siempre es bueno tener en el equipo a esos veteranos que puedan mostrar, por su ejemplo, cómo salir al terreno todos los días y estar en condiciones para tener éxito no solamente dentro del terreno, sino también fuera de él".

En cuanto al núcleo joven se refiere, en el equipo grande ya están el venezolano José Altuve, Jason Castro, Matt Domínguez y el dominicano Jonathan Villar. Luhnow señala en particular a Altuve-a quien le dio una extensión de contrato de cuatro años y US$12.5 millones, con dos opciones más del equipo-como figura clave del futuro.

"Es nuestro líder, no solamente con los peloteros latinos sino también con todos", expresó el ejecutivo acerca del maracayero, quien ha bateado .285 en dos temporadas y media con los Astros. "Le dimos un contrato a largo plazo que es un símbolo para él y los fanáticos de que va a estar con nosotros por mucho tiempo y nos va a ayudar a crecer".

El talento que está cerca de subir al equipo grande es impresionante. Según Baseball America, los Astros cuentan con el tercer mejor sistema de liga menor en el béisbol. Al ver nombres como el del boricua Carlos Correa, Jonathan Singleton, Mark Appel y George Springer-entre varios otros-se sabe que vienen en camino prospectos bien cotizados.

La interrogante, por supuesto, es si dicho talento resultará en el rendimiento esperado a nivel de Grandes Ligas. Con eso en mente, Luhnow contrató a Bo Porter como manager del conjunto hace un año. Porter, al igual que el resto de la organización, ha tenido que vivir el dolor diario de los reveses como parte del proyecto de reconstrucción.

"Él tiene mucha energía", dijo Luhnow sobre su dirigente. "Para cualquier técnico no es fácil perder tantos juegos como los que perdimos el año pasado, pero él tiene el enfoque en el plan y el desarrollo de los muchachos".

Efectivamente, en Houston las derrotas han cansado a muchos. Pero el mismo Luhnow espera más de su equipo ahora y pide paciencia de parte de los fanáticos y los seguidores de los Astros.

"Vamos mejorando", manifestó. "Tenemos uno de los mejores sistemas de liga menor de todos los equipos. Vamos a ver el progreso cuando veamos subir a muchachos como Jonathan Singleton, Carlos Correa y Mark Appel. El plan es llegar a ganar un campeonato".