Jorge Alfaro.

Pensé que iba a tener la oportunidad de ver jugar al receptor prospecto de los Rangers de Texas Jorge Alfaro en el Juego de las Futuras Estrellas 2013 en Nueva York en julio pasado. El colombiano se encontraba en el roster del Equipo del Mundo. Desafortunadamente, Alfaro se perdió ese encuentro debido a una fractura en su mano izquierda que sufrió tres días después de haber sido seleccionado.

Al momento de su lesión, Alfaro bateaba para .263 con 11 jonrones y 39 carreras producidas en 262 turnos por Clase-A Hickory en la Liga del Sur del Atlántico.

Fue una larga espera, pero finalmente pude observar muy de cerca el desempeño de Alfaro en la Liga Otoñal de Arizona, donde jugó extremadamente bien para los Saguaros de Surprise.

El oriundo de Sincelejo, Colombia, quien firmó a la edad de 16 años, jugaba como tercera base y receptor al momento de pactar con la organización de Texas. Alfaro es tan versátil y atlético que ha podido jugar la inicial y la receptoría durante su carrera con los Rangers. Pero es detrás del plato donde el toletero derecho tiene un potencial tremendo.

En un sistema repleto de talento joven, Alfaro ocupa la cima de la lista de los mejores 20 prospectos de los Rangers según MLB.com, y es el 4to mejor receptor prospecto de todo el béisbol.

Alfaro, de apenas 20 años de edad, se une a Austin Hedges de los Padres y Andrew Susac de los Gigantes como los mejores prospectos detrás del plato quienes también pueden hacer daño con el madero.

El colombiano de 1.88 metros de estatura y 83 kilogramos de peso posee las herramientas y la habilidad atlética para convertirse en un catcher de poder, alto promedio de bateo y velocidad.

La velocidad del bate y la rapidez de manos de Alfaro se traducen en un swing que dibuja un ligero gancho. Genera un buen elevamiento de la bola, y se perfila como una amenaza legítima de poder quien pudiera convertirse en un bate importante en la parte gruesa del lineup.

Sin embargo, a Alfaro todavía le falta foguearse y en ocasiones demuestra su inmadurez. Hay lanzamientos que debería conectar con autoridad y que en cambio los falla y otros a los que le hace swing fuera de la zona de strike. Pero eso es más raro que común.

Además de sus habilidades a la ofensiva, el joven cuenta con un potente brazo. Sus tiros son a menudo precisos. Pude cronometrar a Alfaro en 1.83 segundos desde el momento en que la bola entra en su guante hasta que ésta entra en el guante del segunda base. Con ese tiempo debería poner fuera a muchos corredores, si es que el pitcher le ayuda. Usualmente, cualquier tiempo menor a 1.5 segundos del lanzador sobre la loma hacia el receptor debería ser suficiente - especialmente con la rapidez que Alfaro ha exhibido.

La combinación de agilidad y rapidez felina que Alfaro ha mostrado detrás del plato le permite bloquear piconazos con facilidad.

Los lanzadores de Alfaro seguramente apreciaran sus habilidades.

El colombiano ha mostrado cualidades de liderazgo detrás del plato a la hora de manejar a sus pitchers. Es bueno para manejar los pitcheos con su guante y hacer que lanzamientos dudosos parezcan strikes ante el umpire.

Alfaro deberá demostrar que puede aguantar la carga y el desgaste físico como un receptor de tiempo completo. Pero eso debería llegar con el tiempo.

Las herramientas de Alfaro, su poder, su habilidad general para batear, su velocidad, su defensa y su potente brazo deberían madurar y traducirse en un fino producto con potencial de Juego de Estrellas.