Tim Hudson.

Tim Hudson parece ser una buena firma para los Gigantes en varios sentidos. Pero primero hay que hablar del gerente general del equipo de San Francisco, Brian Sabean.

Es bonito verlo componer a un equipo. Sabean empezó su carrera con 12 años en el área de desarrollo de jugadores. Esa experiencia se nota en momentos como éste.

Los grandes escuchas confían en sus instintos para ciertas cosas. Saben que construir un roster es tanto un arte como una ciencia. Sabean firmó a Aubrey Huff cuando nadie más veía su valor. Lo mismo sucedió con Cody Ross, el venezolano Marco Scutaro y el boricua Angel Pagán.

Huff y Ross fueron piezas importantes en el campeonato conquistado por los Gigantes en el 2010, mientras que Scutaro y Pagán fueron clave en el título del 2012.

Claro, el pitcheo abridor fue el fuerte de ambas ediciones campeonas de los Gigantes. Si un equipo cuenta con un buen pitcheo, va a poder competir bien en cada juego y es mucho más fácil componer un lineup con elementos diferentes.

Aun si no pensabas que los Gigantes iban a ganar otra Serie Mundial en el 2013, seguramente jamás pudiste haber imaginado que el equipo iba a desmoronarse.

Hay que reconocer lo siguiente: La gerencia del equipo lo venía venir.

En los entrenamientos del 2013, su meta número 1 fue evaluar la profundidad el pitcheo en su organización, porque se sabía que los brazos existentes en el equipo grande no iban a ser para siempre.

El manager Bruce Bochy mencionó en ese entonces que jamás había visto los éxitos sostenidos de una rotación como la de los Gigantes. Y luego llegó la temporada. San Francisco pasó de ganar 94 juegos en el 2012 a sólo 76 victorias este año.

Matt Cain tuvo problemas por primera vez en su carrera. Ryan Vogelsong, Tim Lincecum y Barry Zito también confrontaron inconvenientes. De repente, una organización construida a base de pitcheo y defensa ya no tenía pitcheo. Sólo los Filis y los Rockies tuvieron peores rotaciones abridoras que los Gigantes en la Liga Nacional.

Una cosa es encontrar a un bateador derecho o un relevista para el octavo inning. Esos elementos son relativamente fáciles para alguien como Sabean. Sin embargo, esta vez había que reparar la rotación. Y en algún momento hará falta un refuerzo para el jardín izquierdo y uno o dos relevistas.

Pero sin la mejoría en el pitcheo abridor, no importaría quién jugara en el bosque izquierdo. Sabean no dudó en renovar con el jardinero derecho Hunter Pence y Linceum.

El contrato de dos años y US$35 millones otorgado a Lincecum sugiere que Sabean aún cree en el derecho, a pesar de la efectividad de 4.76 del lanzador en sus últimas dos temporadas. Eso es bien diferente a la de 2.98 que registró durante sus primeros cinco años en Grandes Ligas.

Lo más probable es que los Gigantes no creen que Lincecum vaya a tener promedio de carreras limpias de 2.98 en ningún otro momento de su carrera. Pero en la recta final de la campaña recién concluida vieron suficiente como para pensar que el diestro puede ser importante en un equipo ganador, aun si tiene menos velocidad en su recta.

Con muchos equipos aún en la etapa de ver cómo evolucionará el mercado, Sabean tomó acción al firmar a Hudson por dos años y US$23 millones.

Hudson tiene 38 años y viene de una fuerte lesión en el tobillo derecho. Pero no hay motivo para pensar que no vaya a rendir. Hasta que se fracturó el tobillo en la última semana de julio, el veterano había registrado efectividad de 3.97 en 131.1 innings por los Bravos.

Debido a su excelente ética de trabajo y la transición que hizo hace mucho tiempo de ser un pitcher de poder a uno de más estrategia, Hudson debe de encajar muy bien en la rotación de los Gigantes detrás de Madison Bumgarner y Cain.

Hudson tiene fama de ser un gran compañero y podría ser importante en ese sentido para Lincecum. El primero podría ayudar al segundo a comprender que el movimiento, la localización y un buen plan de juego son tan importantes que la velocidad en los pitcheos.

No hay muchos lanzadores en el mercado este invierno, pero existen algunas opciones interesantes. Sabean podría agregar a otro abridor; los candidatos más mencionados para acompañar a Hudson en San Francisco con Bronson Arroyo y Josh Johnson.

En el jardín izquierdo, habrá que ver si conviene firmar a alguien para apoderarse por completo del puesto o si lo mejor será un jugador para compartir la posición con el venezolano Grégor Blanco.

En el Oeste de la Liga Nacional, los Dodgers parecen tener el equipo más completo de las Grandes Ligas. De estar en salud, los Padres pueden causar un impacto. Y los Diamondbacks y Rockies tienen suficiente pitcheo joven como para sorprender a la gente.

Sin embargo, por ahora son los Gigantes que se han colocado en mejor posición detrás de los Dodgers. Lo más probable es que haya más movimientos en San Francisco.