(Paul Sancya/AP)

DETROIT - Cuando empezó la Serie Divisional de la Liga Americana entre los Tigres y los Atléticos, Jhonny Peralta era prácticamente un hombre olvidado en las filas de Detroit.

El dominicano había perdido su puesto como torpedero titular de los felinos ante su suspensión por el vínculo con la Clínica Biogénesis y la adquisición del cubano José Iglesias de parte de los Tigres. Y hasta el día antes del arranque de la serie, no se sabía si el veterano sería parte del roster de postemporada.

Sí fue incluido. Y después de dos partidos sin Peralta ser titular y unos bates apagados de los Tigres en dichos encuentros, el manager Jim Leyland buscó un impulso ofensivo del quisqueyano al colocarlo en el jardín izquierdo.

Fue una decisión bien acertada.

Con un swing en el quinto inning del Juego 4 el martes, estando Detroit contra la pared y perdiendo por 3-0, Peralta empató el partido con un bambinazo frente al derecho Dan Straily. Su batazo fue parte del impulso que llevó a Detroit a una victoria por 8-6, que obliga un decisivo Juego 5 el jueves en Oakland.

"Me siento bastante bien", le dijo Peralta a LasMayoers.com después del encuentro del martes. "Tú sabes, en esta situación es algo importante para mí. Trato de hacer lo mejor en estas situaciones, trato de crecerme un poquito y gracias a Dios me ha salido bien".

Es poco decir. Desde que Leyland devolvió al lineup titular a Peralta a partir del Juego 3 de esta serie, el oriundo de Santiago de los Caballeros ha bateado de 7-3 con doble, jonrón y cinco empujadas. El torpedero y ahora jardinero izquierdo tiene un historial de destacarse en postemporada por Detroit, sobre todo en la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2012, cuando bateó .389 con dos jonrones y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.199 en una barrida propinada a los Yankees.

"Me gusta la algarabía. Vengo de la República Dominicana, donde se juega la pelota con mucha energía y eso me hace sentir bien cuando salgo al terreno", dijo Peralta al tratar de explicar sus éxitos en octubre. "En los playoffs, tú sabes que hay mucha la algarabía y eso me hace sentir bien".

Antes de ser suspendido a principios de agosto, Peralta había sido parte íntegra del ataque felino y terminó la temporada con 11 jonrones, 55 empujadas y OPS de .815 en 107 partidos.

A su regreso dio cuatro hits en 12 turnos en el último fin de semana de la campaña regular, antes de despegar en esta serie vs. Oakland.

Es algo notable volver a juego después de casi dos meses y retomar el camino de esa manera.

"Fue un poco difícil, tú sabes, cuando uno tiene un mes y medio sin jugar", dijo Peralta al respecto. "Pero estaba trabajando en Dominicana. Trabajé bastante en el bateo y eso es lo más importante ahora mismo".

El buen bateo del jugador de 31 años es algo bienvenido, sobre todo en un momento difícil para el venezolano Miguel Cabrera, quien sigue sin generar mucho poder debido a las varias dolencias que padece ahora mismo.

"Nos dio un gran impulso, sin dudas", dijo el bateador designado de los Tigres, el venezolano Víctor Martínez. "Así ha sido Jhonny durante toda la temporada. Ha sido grande para nosotros y lo demostró una vez más".

La falta de ofensiva de Detroit en los primeros dos juegos de esta serie provocó la decisión de Leyland de reintegrar a Peralta Ahora el dirigente se siente premiado.

"Me sentí contento porque dije el otro día que nos hacía falta otro bate que pudiera poner la bola del otro lado de la verja", dijo Leyland. "No quiero hacerme el inteligente, pero eso es lo que ha pasado y ha sido importantísimo".

Agregó Peralta: "Me dieron la oportunidad y gracias a Dios todo me ha salido bien hasta ahora".

Gracias en parte a los aportes de Peralta, los Tigres siguen dando la pelea e irán con el derecho Justin Verlander en un Juego 5 de vida o muerte el jueves. Peralta estará listo.

"Positivo todo el tiempo", dijo. "Vamos a darle con todo con Verlander en la lomita, a ver qué pasa".