Chris Pérez (AP)

CLEVELAND - Antes de los aplausos por Jason Giambi, hubo abucheos dirigidos a Chris Pérez.

El derecho llegó al montículo el martes con la responsabilidad de proteger una ventaja de una carrera de los Indios sobre los Medias Blancas.

Su tercer lanzamiento fue enviado a las gradas del jardín derecho por el cubano Dayán Viciedo. Después de dos ponches, el dominicano Alejando de Aza conectó cuadrangular solitario para darle a Chicago una ventaja por 4-3.

Pérez malogró su quinta oportunidad de salvamento de la temporada. Después del juego, al manager de Cleveland, Terry Francona, se le preguntó si dudaría en volver a poner al diestro con el juego en la línea.

"Oh sí, sí", dijo el capataz. "No vamos a hacer un cambio de esa naturaleza a esta altura".

Afortunadamente para Pérez y los Indios, Michael Brantley se embasó en el cierre del noveno inning y Giambi, como emergente, disparó jonrón de oro frente a Addison Reed para darle a la Tribu una victoria dramática. De esa manera, Cleveland se mantuvo a un juego de Tampa Bay por el primer comodín y con un juego de ventaja sobre Texas por el segundo. Esos últimos dos clubes también ganaron el martes.

"Lo obligué a darme un abrazo", dijo Giambi al referirse a Pérez. "Él estaba un poco deprimido y le di un gran abrazo. Le hacía falta. No hay peor sensación, creo yo, que estar en esa situación. Yo me he ponchado en una situación crucial, así que sé lo que es eso.

"Él va a ser gran parte de esto en la recta final", continuó el veterano. "Si tenemos la oportunidad de jugar en los playoffs, lo necesitaremos. Estoy contento de que pueda borrar esto y empezar de nuevo (el miércoles)".

No es muy común que Francona saque a Pérez en medio de una entrada, pero lo hizo el martes después de que su cerrador permitiera sencillo del cubano Alexei Ramírez luego del jonrón de De Aza. Con más zurdos viniendo al bate por los Medias Blancas y la ventaja ya perdida, Francona no quería ver subir aun más la cantidad de pitcheos de Pérez.

Mientras salía del montículo y caminaba hacia el dugout, Pérez fue blanco de abucheos de parte de los fans de Cleveland que el lanzador ha criticado en el pasado. Además de eso, su caso de marihuana este año y sus problemas en el montículo lo han convertido en el integrante más controversial de los Indios.

Pérez no estuvo en el clubhouse de Cleveland después del partido y no les da entrevistas a los reporteros locales desde hace varios meses.

En esta temporada el diestro lleva de 30-25 en oportunidades de salvamento, con efectividad de 3.71. Tiene 54 ponches, 21 bases por bolas otorgadas y 10 jonrones permitidos en 53.1 innings.

"Él es importante", dijo el segunda base de los Indios, Jason Kipnis. "Las cosas (como el martes) suceden y no se dan siempre como sugieren los números.

"Lo apoyamos (el martes) y esperamos que él dé la cara más adelante".