Alfonso Soriano. (AP)

TORONTO -- En el caso del jardinero dominicano Alfonso Soriano, quien ha tenido un increíble impacto en los Yankees al pegar una buena cantidad cañonazos, fue una grata sorpresa verlo robarse un vuelacercas.

 

El equipo elogió la gran atrapada de Soriano para impedir que un batazo de Manny Machado se volara la cerca en el cierre de la serie de Nueva York ante Baltimore la semana pasada, pero fue otro capítulo en lo que ha sido una excelente segunda mitad de temporada para el veterano de 37 años de edad.

Desde que volvió a vestir el uniforme rayado por medio de un cambio con los Cachorros el 26 de julio, Soriano ha ayudado a cambiar la cara de la alineación de los Yankees.

Sus 15 cuadrangulares y 47 impulsadas desde que regresó al Bronx encabezan las Grandes Ligas en ese trecho. Luego de navegar los primeros meses de la campaña con un roster que dependía de un buen pitcheo la esperanza de hits oportunos, los Yankees-con la ayuda del dominicano-han vuelto a sentirse como los Bombarderos del Bronx de antes.

"Ahora se nota una gran diferencia porque tienes a tres muchachos que no estaban desde el comienzo: Soriano, Alex Rodríguez y Curtis Granderson", señaló el intermedista de Nueva York, el dominicano Robinson Canó. "Ahora los oponentes deben enfrentar a esos muchachos".

Aun antes de que Brett Gardner sufriera una lesión en el oblicuo que podría darle fin a su temporada a finales de la semana pasada, Girardi le permitía a Soriano patrullar el jardín izquierdo con frecuencia.

Girardi explicó que Soriano siente que jugar en las praderas también lo mantiene concentrado en su ofensiva, y aunque Granderson es generalmente visto como mejor jugador defensivo, Girardi no tiene planeado estropear la buena racha de Soriano.

"Si observas sus estadísticas en la temporada completa, se proyecta a impulsar 160 carreras y a conectar 60 jonrones", expresó Girardi. "Esos son números increíbles si marcha a ese paso".

Los Yankees necesitaban bastante ayuda en la producción de carreras, algo que los atrajo a la idea de volver a adquirir a Soriano. Últimamente ha estado a la altura de su historial, pegando 11 cuadrangulares en agosto, el único miembro en la historiade los Yankees con al menos 37 años de edad en lograrlo.

Pero Nueva York no tenía muchos motivos para esperar que Soriano contribuyera mucho en otros aspectos; con los Cachorros, el veterano bateaba .254 con un porcentaje de embasarse de .287, y los escuchas insinuaban que no parecía ser un factor en las praderas ni corriendo las bases.

"No ha sido solamente con el bate, sino también con el guante y en las almohadillas", dijo Girardi. "Han sido muchas las cosas que ha hecho aquí. No creo que muchos se hayan imaginado que haría todo esto".

Soriano declaró que se sintió rejuvenecido por la idea de participar en importantes juegos de septiembre. Dijo que disfrutó jugar en el Wrigley Field, pero se dio cuenta de que los Cachorros necesitaban más ayuda de la que él podía ofrecer.

"Chicago es una gran ciudad, un gran equipo y una gran organización, pero creo que están en una división muy reñida", manifestó Soriano. "Gracias a Dios pude volver a mi antiguo equipo. A los Yankees les encanta ganar".

Sin importar lo que suceda con los Yankees de aquí al final de la temporada, Soriano ha hecho algo de historia durante estas semanas en su regreso a Nueva York.

Se ha convertido en el sexto jugador en conectar al menos 15 jonrones por dos equipos diferentes en una campaña, según el Elias Sports Bureau; uno de aquellos jugadores es recordado afectuosamente por los aficionados de los Yankees.

En el 2000, David Justice llegó al Bronx por medio de un canje con los Indios y bateó 20 vuelacercas en solamente 78 encuentros, ayudando a los Yankees a conquistar su cuarto título de la Serie Mundial en cinco años.

De esa manera quisiera celebrar Soriano para el final de esta campaña. Por ahora--como lo hizo aquella noche en Baltimore cuando engañó a los aficionados al hacerlos pensar que no había atrapado el batazo de Machado--simplemente quiere seguir divirtiéndose.

"Solamente trato de hacer mi trabajo y no ponerme más presión", expresó Soriano. "Trato de salir a divertirme en cada entrada, cada lanzamiento y cada juego. Eso es lo que me gusta hacer: tratar de ayudar al equipo a ganar".