Los Piratas tendrán su primer récord ganador desde 1992. (AP)

MILWAUKEE - Ha habido años en que una temporada de .500 hubiera sido motivo de júbilo para los Piratas de Pittsburgh.

Pero para los Bucaneros del 2013, la marca de .500 es simplemente un elemento que han superado rumbo a una meta mucho, mucho más grande.

"Este club tiene calidad para ganarlo todo", dijo el recién adquirido jardinero de los Piratas, Marlon Byrd.

"Estamos jugando para ganar una Serie Mundial", comentó el guardabosque central y candidato al premio JMV de la Nacional, Andrew McCutchen. "Para eso estamos aquí. De eso se trata todo".

Entonces, ya sabemos cómo es el panorama en Pittsburgh.

Los Piratas rompieron de manera oficial una racha de dos décadas de temporadas perdedoras el martes al derrotar por 4-3 a los Cerveceros. Fue el triunfo número 81 de la campaña de Pittsburgh, que tiene apenas 57 derrotas. Por primera vez desde 1992, la franquicia no terminará con más reveses que victorias.

De manera clara y convincente, el manager de los Piratas, Clint Hurdle, puso las cosas en perspectiva.

"Es un paso en la dirección indicada", dijo. "Eso estaba en nuestra lista de quehaceres".

Y luego el capataz mencionó la conexión entre el equipo de Pittsburgh y el la familia del ícono boricua Robert Clemente.

"La familia por la que estoy contento es la familia Clemente", dijo Hurdle. "Hablé con ellos al principio de la temporada y me dijeron que no podemos tener 21 temporadas perdedoras, así que tenemos que hallar la manera de que el número de Roberto no esté asociado con eso. Les dije que haríamos todo lo posible por evitarlo. Y ya lo hicimos.

"Partiremos de aquí y nuestros planes son continuar jugando y compitiendo".

Está muy bien el final de las campañas por debajo de .500, pero hay un premio mayor a la vista. Los Piratas llegaron al miércoles con ventaja de 2.0 juegos sobre los Cardenales en la División Central de la Liga Nacional.

Estamos en septiembre. Los Piratas de Pittsburgh están en el primer lugar de la división más competitiva de Grandes Ligas. Esto es una realidad. Después de 138 partidos, los Piratas encabezan las mayores en efectividad colectiva. Su pitcheo es lo suficientemente bueno como para alcanzar cualquier meta.

Además, con esta gran oportunidad, la gerencia de Pittsburgh ha aprovechado para agregar algunas piezas importantes. El primera base Justin Morneau, jugando su tercer partido con el equipo, dio tres hits el martes. Byrd empujó una carrera con un doble.

Hubo algo de justicia con el equipo de que los Piratas rompieran la racha de campañas negativas en el Miller Park. Del 2007 al 2012, Pittsburgh tuvo marca de 7-44 en Milwaukee, pero este año tiene 5-3 aquí.

"Se siente casi como un sueño, porque han sido muchos años de derrotas", dijo McCutchen. "Pero estamos ganando y seguimos mejorando. Es divertido ser parte de esto. Cada día estamos más cerca. Tenemos que continuar haciendo las cosas bien, continuar ganando".

Agregó Byrd: "Es bonito ser parte de eso. Tenemos un solo enfoque, que es llegar a los playoffs y ganarlo todo".

Entonces, esa victoria número 81 del año tuvo un significado histórico al parar la racha perdedora en 20 años y dejar intacto el número de Roberto Clemente.

En cuanto a esta temporada se refiere, la victoria del martes fue un paso de un proyecto que los Piratas pretenden termine con un título divisional y un octubre lleno de béisbol".