Pittsburgh, Cincinnati, San Luis y Arizona luchan por pases a los playoffs.

Los Bravos prácticamente tienen garantizado un pase a la postemporada y los Dodgers lucen estar cerca de asegurar el suyo. Es muy arriesgado hacer semejantes pronósticos, dado que varias veces en los últimos años hemos visto cómo grandes ventajas han desvanecido. Pero ambos equipos están tan afianzados como punteros de sus respectivas divisiones que es inconcebible que puedan flaquear en las últimas seis semanas de la campaña.

Atlanta, que llegó al miércoles con marca de 76-49, se apoderó de la cima del Este de la Liga Nacional el 7 de abril y desde entonces no lo suelta. Los Nacionales jamás dieron la pelea como se esperaba. Por lo tanto, los Bravos gozan de una ventaja de 15.0 juegos en su división - el margen más amplio en Grandes Ligas y por mucho.

A los Bravos les quedó claro la importancia de ganar la división el año pasado, cuando sumaron 94 victorias pero terminaron a cuatro juegos de los Nacionales en el Este. El sueño se vino abajo cuando Atlanta fue derrotado por los Cardenales en el juego del Comodín.

Cuando MLB decidió agregar un segundo comodín antes de la temporada del 2012, la meta era mantener a más equipos en la pelea por más tiempo y darle más importancia al título divisional.

Por otro lado, los Dodgers, que tienen marca de 73-52, también están en una posición envidiable. Después de comenzar la temporada con 30-42, han sido el mejor club del béisbol. Salieron del sótano y ahora se encuentran en la cima del Oeste de la Nacional con ventaja de 7.5 juegos.

Todo parece indicar que podemos contar con que los Dodgers y los Bravos clasifiquen para octubre, pero aún hay mucho por definirse en el Viejo Circuito. En específico, lo siguiente:

• ¿Tendrán los D-backs suficiente "gasolina" como para ganar uno de los dos comodines? Arizona llegó al miércoles a 5.0 juegos de los Rojos en la pelea por el segundo comodín.

• ¿Cuál de los tres equipos de la División Central de la Liga Nacional sobrevivirá una tanda de 15 juegos en lo que podría ser la lucha más reñida en Grandes Ligas? Ahora mismo, los Piratas tienen ventaja de 2.0 juegos sobre los Cardenales y de 3.5 sobre los Rojos.

Esta semana es crucial para Arizona, que ha dividido los primeros dos juegos de una serie de cuatro compromisos con los Rojos. Tras concluir su serie ante Cincinnati, Arizona disputará 16 juegos con equipos con récords perdedores y posteriormente terminará la temporada con 10 partidos contra los Rockies, Padres y Nacionales.

Tras caer a 6.5 juegos del primer lugar, Cincinnati ha ganado 12 de sus últimos 18 juegos y luce estar en posición para pasar a los playoffs por tercera vez en cuatro años.

Los Cardenales han tenido largas rachas en las que han lucido como el mejor equipo de Grandes Ligas, pero también han caído en ciertos baches. Increíblemente, siguen en la pelea a pesar de que han utilizado a 18 novatos este año, más que cualquier otro equipo. Con Adam Wainwright, Lance Lynn y Shelby Miller encabezando la rotación, parecen ser lo suficientemente buenos como para llegar a octubre.

Los Piratas han jugado tan bien por tanto tiempo que la gente ya no está esperando que se desplomen por tercer año consecutivo. Su pitcheo ha sido lo suficientemente bueno como para compensar los problemas ofensivos y parece que nada de eso cambiará en las últimas seis semanas de la temporada.

A partir del jueves, los Cardenales iniciarán series contra los Bravos, Rojos y Piratas. Si sobreviven esos 17 partidos, estarán en buena posición, ya que terminarán la temporada con 19 compromisos contra equipos con marcas perdedoras.

A los Piratas les quedan seis juegos contra los Cardenales y otros seis contra los Rojos, pero también disputarán una serie de tres partidos en Arlington vs. los Rangers a principios de septiembre. Cincinnati y Pittsburgh medirán fuerzas seis veces en los últimos 10 días de la temporada regular. A los Rojos les quedan 18 juegos contra equipos con marcas perdedoras, pero también tienen que enfrentarse a los Diamondbacks y a los Dodgers.

Pero como aprendieron los Bravos el año pasado, ganar la división sigue siendo sumamente importante.