Tino Martínez.

MIAMI -- Tino Martínez renunció el domingo como coach de bateo de los Marlins de Miami, horas después de que jugadores se quejaron de que había abusado verbalmente de ellos.

El renunciante admitió que en una ocasión agarró furioso a un jugador por la camiseta.

Martínez estaba en su primer año como coach profesional. Estaba en la banca durante una victoria de 3-2 sobre los Piratas de Pittsburgh el domingo, tras lo cual se reunió con dirigentes de los Marlins y renunció.

"Quiero disculparme con la organización de los Marlins por mi comportamiento", dijo Martínez. "Les hice algunos comentarios a los jugadores en ciertas ocasiones, que yo pensé eran críticas constructivas. Obviamente, ellos no lo vieron así, y me salió mal".

Martínez dijo que una vez sujetó al novato Derek Dietrich por la camiseta en la caja de bateo a inicios de la campaña. Dietrich, enviado a Doble-A el lunes pasado, fue uno de los peloteros que se quejó.

Martínez dijo que ofreció renunciar previamente, pero el dueño del equipo, Jeffrey Loria, quería que siguiese en su puesto. Cuando las quejas de los jugadores se conocieron públicamente el domingo en un artículo del Miami Herald, Martínez se convenció de que debía renunciar.

"Yo no sabía que esto iba a hacerse público. Cuando se dio a conocer, pensé que lo apropiado era renunciar", dijo.

El coordinador de ligas menores de los Marlins John Pierson va a convertirse en coach interino de bateo. El manager Mike Redmond dijo que todo el mundo en la franquicia estaba decepcionado con la forma en que acabó la gestión de Martínez.

"Ser entrenador es difícil", dijo Redmond. "Pasar de jugador a coach es difícil, y parte de ello es aprender a lidiar con diferentes situaciones con jugadores distintos y diferentes personalidades. Todo eso es un reto. Algunas personas pueden hacerlo, otras no".