Angelinos, Filis, Yankees y Nacionales podrían estar en modo de "vender".

En las conversaciones que surgen de cara al 31 de julio, la fecha límite de cambios sin que los jugadores pasen por waivers, se suele hablar de "compradores" y "vendedores".

Normalmente, los equipos con grandes nóminas son los compradores y los vendedores son clubes con menos recursos económicos. Pero esas definiciones lucen mucho más borrosas este año.

En general, ésta no ha sido una buena temporada para los equipos adinerados. A siete de los 12 clubes con las nóminas más altas de Grandes Ligas se les puede calificar como decepciones en lo que va de la campaña.

Para los equipos empeñados en ganar ahora mismo, como Yankees, Nacionales y Angelinos, reconstruir con el 2016 en mente no es una opción. Pero es igual de difícil justificar la adquisición de talento cuando las posibilidades de llegar a la postemporada son mínimas.

Con todo esto en mente, presentamos un vistazo a algunos de los equipos "ricos" que no han rendido en el 2013.

Angelinos de Los Angeles
Al igual que el año pasado, los Angelinos han demostrado mejoría después de un lento comienzo de la temporada. Pero esta vez, todo luce indicar que no estarán en la pelea por los playoffs hasta la última semana de la campaña como en el 2012.

Quizás más que cualquier otro equipo de esta lista, los Angelinos quieren ganar ahora mismo. Y dada sus grandes inversiones en Josh Hamilton y el dominicano Albert Pujols, no pueden reconstruir. Es posible que se desprendan de algunos relevistas para conseguir prospectos, pero el trabajo pesado - especialmente en cuanto a la rotación se refiere - lo harán en el invierno.

Yankees de Nueva York
Los Yankees no darán por perdida esta temporada. Aun así, podrían hacer algunos movimientos que luzcan como ventas - sin sacrificar la campaña actual.

Es poco probable que se desprendan del abridor Phil Hughes. Más bien, se cree que le harán una oferta durante la temporada baja con el fin de recibir una selección del draft amateur como compensación si el serpentinero firma con otro equipo. Pero al relevista Joba Chamberlain podrían canjearlo por algún prospecto.

Se ha informado que Nueva York está negociando con los Cachorros para volver a adquirir al dominicano Alfonso Soriano, lo cual sería un intento por reforzar un lineup anémico. Dicho movimiento no es típico de un equipo vendedor.

Los Yankees aún tienen posibilidades de llegar a los playoffs y una vez arranque la postemporada, cualquier equipo puede encenderse. Pero seguramente será un invierno muy interesante en el Bronx.

Filis de Filadelfia
Los Filis siguen adelante a todo motor y han declarado públicamente que se consideran como compradores y no vendedores. Aun con Ben Revere y Ryan Howard fuera de acción, no hay indicación alguna de que Filadelfia esté mirando más allá de esta temporada.

Eso podría ser un error. Los Filis son uno de los equipos de más avanzada edad y luce más probable que su núcleo decaiga en lugar de resurgir. Durante el invierno, tendrán que hacerle muchos cambios a su lineup, ya que enfrentan interrogantes en la receptoría y en tres de los cuatro puestos del cuadro interior.

Gigantes de San Francisco
Parecía inconcebible hace un par de meses, pero a los campeones reinantes no les fue nada bien en junio y no han logrado enderezar la nave en julio. San Francisco tiene suficientes posibilidades en el Oeste de la Liga Nacional, una división que luce bastante débil, como para ponderar ser compradores. El problema es que el club enfrenta interrogantes de peso de cara la temporada baja y no sería buena idea tomar decisiones que podrían debilitar al equipo en el 2014.

La rotación, que por mucho tiempo ha sido el punto fuerte de los Gigantes, se ha vuelto una interrogante de cara al 2014. Se espera que Tim Lincecum y Barry Zito se conviertan en agentes libres y los altibajos de Matt Cain sólo complican las cosas.

San Francisco no debe vender precisamente, pero el club debe pensar en qué puede hacer para volver a la cima en el 2014.

Azulejos de Toronto
Los Azulejos se encendieron lo suficiente en junio como para aspirar a los playoffs, pero el mes de julio no los ha tratado bien. Sus posibilidades no lucen muy buenas y en una división tan reñida como el Este de la Liga Americana, es hora de pensar en un plan B.

Muchas personas creen, equivocadamente, que Toronto estaba enfocado en ganar en el 2013. Es cierto que actuaron con agresividad en el invierno, pero no fue con el fin de conseguir resultados a corto plazo solamente. El equipo canadiense tiene varios pendientes, comenzando con la rotación, ya que Josh Johnson podría convertirse en agente libre cuando termine la temporada.

No hay soluciones a largo plazo disponibles en el mercado. Por lo tanto, lo más probable es que Toronto haga movimientos menores por ahora y se refuerce durante el invierno.

Nacionales de Washington
Quizás éste sea el caso más desconcertante de todos. Ningún equipo recibió más halagos de cara a la temporada que Washington, pero las cosas nunca cayeron en su lugar. Los bates de los Nacionales no se han encendido, a pesar de que la rotación ha estado a la altura de las expectativas.

El problema es que no hay mucho que se pueda hacer al respecto. Los capitalinos necesitan solucionar sus dificultades para embasarse, pero están comprometidos en varias posiciones. Se trata de un equipo que estaba construido no sólo para el 2013, sino para largo plazo. Es probable que no vendan ni compren y que opten por evaluar su situación cuando concluya la temporada.