Varios parques se han visto afectados por este problema. (David Richard/AP)

SAN FRANCISCO-- Incluso las gaviotas están causando problemas a los Gigantes de San Francisco este año.

Los dirigentes de los Gigantes están buscando una solución humanitaria para el problema creciente que representan estas aves durante sus juegos como locales, de acuerdo con información publicada el sábado por el rotativo San Jose Mercury News.

Pero no hay una solución sencilla a la vista.

Habitualmente, las gaviotas aparecen al final de los juegos nocturnos desde 2000, cuando se inauguró el parque en la Bahía de San Francisco. Pero parece que el número ha crecido este año, lo que ha causado molestias a peloteros, trabajadores y aficionados por igual.

El público en televisión nacional atestiguó cómo una parvada se arremolinó en marzo, durante la semifinal del Clásico Mundial de Béisbol, entre Holanda y República Dominicana. Invasiones similares han ocurrido en el año.

Cientos de gaviotas pueden aterrizar en el campo durante los juegos. Sus excrementos caen en ocasiones sobre los espectadores, y el personal debe trabajar más de la cuenta en las labores de limpieza.

El campocorto de los Gigantes, Brandon Crawford, dijo que los bateadores están al tanto de las gaviotas.

"Uno está concentrado en el pitcher", dijo. "Pero definitivamente te das cuenta de las gaviotas".

Los biólogos dijeron desconocer la forma en que las gaviotas "calculan" su llegada cerca del final de los juegos para comer salchichas, rosetas de maíz y otros alimentos dejados en el parque.

"Son animales increíblemente inteligentes", dijo el biólogo Russ Bradley, especialista en gaviotas. "A menos que construyan un domo, no hay una respuesta fácil".

Las gaviotas desaparecieron a finales de la temporada 2011, cuando un halcón de cola roja llamado "Bruce Lee" comenzó a frecuentar el parque. Al irse el depredador, volvieron las gaviotas.

La ley federal prohíbe matar a tiros a las gaviotas. La contratación de un cetrero cuyas aves de presa ahuyenten a las gaviotas costaría 8.000 dólares por encuentro, dijo Jorge Costa, gerente de operaciones de los Gigantes.

Además, ¿qué pasaría si un halcón entrenado mata de manera sangrienta a una gaviota frente a las familias y el público en la TV?, preguntó Costa.

"Es un problema que tomamos en serio", agregó Costa. "Pero es delicado. Uno no quiere llegar al punto en que deba hacer algo que parezca inhumano".