(AP)

CHICAGO - La interrogante principal que enfrentan los Medias Blancas en estos momentos se trata de sus posibilidades de dar la pelea en la División Central de la Liga Americana en el 2013.

Es cierto que es demasiado pronto para hacer un pronóstico concreto. Un equipo puede verse muy diferente en abril, o en junio o julio, a como luce en diciembre.

Kevin Youkilis encontró un nuevo hogar en Nueva York y A.J. Pierzynski pactó con los Rangers. Por otro lado, los Tigres cuentan con el regreso del venezolano Víctor Martínez, quien se perdió la temporada del 2012 debido a una lesión, y extendieron el contrato del también venezolano Aníbal Sánchez. Detroit también agregó al jardinero a Torii Hunter. Los Reales, quienes tuvieron 12-6 contra los Medias Blancas en el 2012, adquirieron a James Shields, quien podría convertirse en su as.

Pero aunque sus rivales dentro de su división se han reforzado, Chicago confía en la habilidad de sus jugadores.

"No hay nada que hacer más que salir y jugar", dijo el segunda base de los Medias Blancas, Gordon Beckham. "Nadie en este mundo pensaba que íbamos a ser contendientes la temporada pasada. Estuvimos en la cima por tanto tiempo, fallamos en la recta final y Detroit jugó bien, así que hay que reconocer su mérito. Este año necesitamos otro desenlace, y definitivamente espero que así sea".

"El que Detroit haya agregado a esos jugadores no cambia lo que estamos tratando de hacer. Queremos hacer lo mismo que el año pasado, con excepción de las últimas semanas", dijo el receptor de Chicago, Tyler Flowers. "Estamos en la misma situación en la que nos vimos el invierno pasado cuando Detroit hizo el movimiento de peso para adquirir a Prince (Fielder). Tenemos que comenzar como lo hicimos el año pasado y seguir así durante toda la temporada".

Tras encabezar la División Central por 117 días en el 2012, los Medias Blancas tuvieron marca de 4-11 en los últimos 15 partidos de la campaña. El 18 de septiembre tenían una ventaja de tres juegos sobre los Tigres, pero para el 3 de octubre, se encontraban a tres juegos detrás de los felinos.